Ratio:  / 4
MaloBueno 

República Dominicana es uno de los trece países que forman la América Insular, Antillas o Islas del mar Caribe, uno de los treinta y cinco del continente americano. Su capital y ciudad más poblada es Santo Domingo. Está ubicado en la zona central de las Antillas, en los dos tercios orientales de la isla La Española, limitando al norte con el océano Atlántico, al este con el Canal de la Mona, que lo separa de Puerto Rico, al sur con el mar Caribe, y al oeste con Haití, que es el otro país situado en La Española. Con 48 670 km² es el segundo país más extenso —por detrás de Cuba— y con casi 10 500 000 habs. en 2010, el segundo más poblado, nuevamente por detrás de Cuba.36

Habitado por taínos desde el siglo VII, el territorio del país fue descubierto por Cristóbal Colón en 1492 convirtiéndose en el lugar del primer asentamiento europeo en América, nombrado como Santo Domingo, actual capital del país y primera capital de España en el Nuevo Mundo. Después de tres siglos de dominación Española, el país alcanzó la primera independencia en 1821 pero fue tomado rápidamente por Haití en 1822.

Tras la victoria obtenida en la Guerra de la Independencia Dominicana en 1844, los dominicanos experimentaron varias luchas, en su mayoría internas, y también un breve regreso de la dominación española (1861-1865), pero España no había llegado a quitarle su independencia. La ocupación estadounidense de 1916 a 1924 y, posteriormente, los seis años en calma y prosperidad de Horacio Vásquez (1924-1930) fueron seguidos por la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo hasta 1961. La guerra civil de 1965 terminó con una intervención liderada por Estados Unidos y fue seguida por varios períodos de gobiernos represivos de Joaquín Balaguer (1966-1978). Desde entonces, la República Dominicana se ha movido hacia una democracia representativa.

La República Dominicana tiene la novena economía más grande de América Latina y la mayor de Centroamérica y el Caribe.9​ Aunque conocida por la producción de azúcar, la economía está ahora dominada por los servicios. No obstante, el desempleo,1​ la corrupción gubernamental y el servicio eléctrico siguen siendo problemas importantes para el país. También tiene una marcada desigualdad de ingresos.4

El progreso económico del país se ejemplifica con su sistema avanzado de telecomunicaciones.10​ La migración internacional afecta en gran medida al país, ya que recibe y envía gran flujo de migrantes. La inmigración irregular de haitianos y la integración en materia legal de los descendientes de estos es el principal problema inmigratorio; la población total de origen haitiano se estima en alrededor de 700 000.11​ En los Estados Unidos existe una gran diáspora dominicana, contabilizada en 1,5 millones de personas;12​ esa diáspora ayuda al desarrollo nacional, enviando miles de millones de dólares a sus familias, lo que representa una décima parte del PIB.13

La República Dominicana es el destino más visitado del Caribe. Durante todo el año los campos de golf del país se encuentran entre las principales atracciones de la isla.10​ En el país se encuentra la montaña más alta del Caribe, el Pico Duarte, así como el Lago Enriquillo, el punto más bajo en cuanto al nivel del mar se refiere y el lago más grande del Caribe.14​ Quisqueya, como también se le llama al país, tiene una temperatura promedio de 26 °C y una gran diversidad biológica.10

La música y el deporte son de gran importancia en la cultura dominicana, con el merengue y la bachata como ritmos nacionales, y el béisbol como el deporte favorito. El país tuvo la presidencia pro tempore de la CELAC para el período 2016-2017

La palabra Dominicana proviene del latín Dominicus, que significa Domingo. Sin embargo, la isla toma el nombre por Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden dominicana.

Los Dominicos establecieron una casa de altos estudios en la isla de Santo Domingo que hoy en día se conoce como la Universidad Autónoma de Santo Domingo y se dedicaron a la protección de los taínos nativos de la isla que estaban sometidos a la esclavitud y a la educación de los habitantes de la isla.

Otros historiadores como Juan Daniel Balcácer y Emilio Rodríguez Demorizi sostienen que el nombre de dominicano proviene del Domingo (Consagrado al Señor) coinciden que este surge con el nombre de Santo Domingo, nombre con el cual Bartolomé Colón fundó la ciudad primada de América en el oriente del río Ozama a finales del siglo XV.

Los Historiadores aseguran que existieron tres razones por las que Colón eligió ese nombre. La primera razón fue que el día que llegó a la ciudad se celebraba una fiesta en honor a Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden de predicadores Dominicos; la segunda, que ese día era Domingo y la tercera que el padre de los hermanos Colón se llamaba Domingo.

Santo Domingo fue ocupada en 8 períodos migratorios antes de la llegada de los europeos.17​ Estos pueblos provenían de América del Sur, específicamente de las cuencas de los ríos Orinoco, Xingú y Tapajós (situados en Venezuela el primero y en Brasil los restantes), y de las Guayanas y que fueron migrando por vía marítima de isla en isla, de las Antillas Menores a las Mayores.

Los más antiguos pobladores de las Antillas tenían una cultura muy rudimentaria; fueron recolectores, pescadores, cazadores y no practicaban la agricultura. Usaban instrumentos confeccionados con conchas y huesos de algunos animales y llegaron a pulir la piedra para fabricar objetos y utensilios.

Este grupo es denominado Arcaico (o Pre-Cerámico, por la ausencia de alfarería) y probablemente llegaron a la isla alrededor del año 3000 a. C. A la llegada de los europeos, los arcaicos solamente se encontraban en el extremo occidental de la península Tiburón de Haití y en el occidente de Cuba, donde eran llamados Guanahatabeyes. Los taínos los llamaban siboney (también escrito ciboney), voz que significa «hombre que vive entre las piedras o las rocas» (ciba, piedra; igney, hombre).18​ La segunda oleada migratoria corresponde al grupo arahuaco pre-taíno conocido en las Antillas como igneris,17​ relacionados con el estilo saladoide de las costas venezolanas. Su alfarería llegó a ser la más elaborada de todas las Antillas. Los igneris no ocuparon el interior de la isla ni llegaron a Cuba ni a Jamaica. Fueron desplazados por la tercera oleada migratoria: lo taínos, que llegaron alrededor del siglo VII de nuestra era.

Los taínos ocuparon todas las Antillas Mayores y las Bahamas. Los nombres taínos para la isla fueron, Bohío y Quisqueya, que significan ''casa grande y gran madre de la tierra" respectivamente.192021​ Estos desarrollaron una cultura basada fundamentalmente en la producción agrícola que les permitió realizar una apreciable actividad artesanal de objetos de barro y madera. Además, los taínos fueron excelentes escultores que confeccionaron artefactos ceremoniales de gran expresión artística.

La última oleada migratoria fue la de los caribes, que llegaron a ocupar todas las Antillas Menores pero que todavía no se habían asentado en Puerto Rico y en La Isla de Santo Domingo a la llegada de los españoles. Aparentemente los pueblos macoriges o macorizes (singular, macorix) y ciguayos, que ocupaban la península de Samaná y el norte de la isla,18​ eran grupos arahuacos diferentes a los taínos que llegaron a la isla unos 600 años antes de la llegada de los europeos.22​ Estos grupos eran sumamente belicosos comparados con sus antecesores lo que quedó demostrado con su encuentro con Colón en el Golfo de las Flechas (El cual se encuentra ubicado en la Provincia de Samaná).


Cristóbal Colón atracó en la costa norte de la isla el 5 de diciembre del 1492, bautizándola con el nombre de La Española.23​ Al continuar la exploración de la costa norte, la carabela Santa María encalló en un banco de arena; con los restos de la nave, construyó el fuerte La Navidad. Entonces Colón ordenó regresar a España, dejando una guarnición de 39 hombres al mando de Diego de Arana.

Al regresar a la isla durante su segundo viaje en 1493, Colón encontró que el fuerte La Navidad había sido atacado y destruido por indígenas a cargo del cacique Caonabo. Entonces decide construir La Isabela, la primera ciudad europea del Nuevo Mundo, y organizó varias expediciones al interior de la isla que resultaron en la construcción de algunas fortalezas y en el control del Cibao.24

Antes de partir a España, Colón dejó a cargo de la colonia a su hermano Bartolomé Colón quien, como Adelantado de la isla, fundó la ciudad de Santo Domingo en 1496. Pero los desórdenes y las sublevaciones motivaron que la Corona Española enviara a Francisco de Bobadilla para hacerse cargo de la situación, quien ordenó como primera medida la detención de Cristóbal Colón y su familia, quienes fueron embarcados hacia la Península. Le sucedió Nicolás de Ovando y luego el hijo del almirante, Diego Colón, entre los años 1509 y 1523.

Durante la conquista y colonización se estableció el primer Obispado (1504), la primera Capitanía General, el primer Virreinato y la primera Real Audiencia (1511) de toda América; se construyó la primera iglesia (Ermita del Rosario, 1496), el Hospital de San Nicolás (1503) y la primera catedral (1530), entre otras edificaciones. A través del siglo XVI, La Española gozó de buena posición económica y social; las primeras expediciones conquistadoras partían desde la isla. Pero desde finales de ese siglo y después de la conquista de los grandes territorios de América del Norte y América del Sur, la isla fue quedando relegada a un segundo plano, hundiéndose cada vez más en la pobreza y el olvido.

Con la conquista y colonización de la isla, los españoles empezaron a importar grandes contingentes de africanos esclavizados para sustituir a la mano de obra nativa, muy mermada por las guerras, brutales condiciones de trabajo y epidemias letales.25​ Aproximadamente un 80 o 90% de la población nativa murió en el primer siglo de la conquista. Por su parte, entre 1492 y 1870 se importaron unos 30 000 africanos al territorio dominicano.26

Hasta la conquista de Jamaica por los corsarios ingleses del almirante William Penn y el general Robert Venables, en 1654 los españoles solo tenían un control permanente de la zona sureste de la isla, dejando un amplio sector del centro y el norte de la isla, regiones muy montañosas, como lugares donde africanos y taínos, esclavos en las plantaciones, pudieran fugarse.27​ Tanto en las plantaciones como en los pueblos aislados de fugados se producirá un fuerte mestizaje entre indígenas y africanos y también europeos.27​ De este mestizaje junto al dominio social, cultural y económico del elemento europeo se constituirá la base de la identidad nacional de los dominicanos.28​ Se estima que la población de la colonia en 1777 era de 400 000 personas, de los cuales 100 000 eran europeos y criollos, 60 000 africanos, 100 000 mestizos, 60 000 zambos y 100 000 mulatos.27​ En la provincia española de Santo Domingo, 2 de cada 10 personas eran esclavas y de los 8 restantes, 4 eran blancos y 4 era taína algunas veces y mayormente gente libre, de color, en esencia mulatos. Es así como en 1785 la población rondaba los 150 000 y solo 30 000 eran esclavos.[cita requerida]

Otro aspecto de la esclavitud se debe a que la mayoría laboraban en hatos ganaderos y en servicios domésticos, la naturaleza de estos labores hizo que los esclavos recibieran un trato mucho más humano comparado a los esclavos en otras colonias. Según Sánchez Valverde, para 1785 los esclavos se pasaban la mayor parte del año atendiendo sus propios conucos y trabajando como jornaleros para su sustento, ya que sus amos no podían costearse todo el costo para mantenerlos. La comida del amo y del esclavo era la misma, lo que hacía del esclavo de Santo Domingo en uno de los mejores alimentados. Esa combinación de pobreza, trato más humano e igualdad en la comida, hizo que en Santo Domingo los esclavos vivieran hasta la vejez y no se requería importaciones constantes ni cuantiosas de esclavos nuevos. También ayudó mucho en menguar los prejuicios, dando lugar a una creciente población Mestiza y libre, que con el tiempo se convertiría en la mayoría de la población dominicana.

La abolición definitiva de la esclavitud se efectuó en 1822, durante la ocupación haitiana del territorio dominicano.

Entre 1605 y 1606 se llevó a cabo un proceso de despoblamiento de la parte oeste de la isla, en lo que se conoció como las Devastaciones de Osorio. Recibió ese nombre porque el proceso fue implementado por Antonio de Osorio, entonces gobernador español de la isla, lo cual dio inicio al proceso de poblamiento gradual de la parte oeste de la isla por parte de bucaneros y filibusteros franceses.

Hacia 1630, franceses, holandeses e ingleses se apoderaron de la isla de la Tortuga. Desde esa isla los franceses comenzaron la penetración en la parte occidental de La Española. A partir del 1697, luego del Tratado de Ryswick, Francia asumió que le pertenecía la parte occidental de la isla e incrementó los esfuerzos de colonización, ya de manera oficial. A la parte oriental de la isla, para ser diferenciada de la colonia francesa de Saint Domingue, se la llamó Santo Domingo Español o Santo Domingo Oriental.

En 1777, con el tratado de Aranjuez, España reconoce por primera vez de manera oficial la existencia de la colonia francesa de Santo Domingo, y fijan los límites entre la parte francesa y la española, al igual que establecen medidas de deportación de fugitivos, retorno de esclavos, entre otros.

El 16 de agosto de 1791, se extendió una sublevación de esclavos en la parte francesa de la isla que rápidamente fue sofocada por la marina y los efectivos franceses. El 22 de julio de 1795, al final de la Guerra del Rosellón contra la Primera Coalición, la Francia Revolucionaria consiguió, con el Tratado de Basilea, que España se viese obligada a renunciar a su soberanía en toda la isla, pasando así a manos francesas.

En 1801 se reanudó la insurgencia de los esclavos. Toussaint Louverture avanzó sobre la parte oriental de la isla y llegó a la capital, Santo Domingo, acompañado por un numeroso ejército, pero fue rechazado. Ese mismo año, capturaron Santo Domingo, tomando el control de toda la isla, pero en 1802 un ejército enviado por Napoleón capturó a Louverture y lo envió a Francia como prisionero. Sin embargo, los lugartenientes de Toussaint Louverture, y la fiebre amarilla, lograron expulsar a los franceses de nuevo de Saint-Domingue. El 1 de enero de 1804, mientras Jean-Jacques Dessalines proclamaba la independencia de Haití, comenzó en Santo Domingo el periodo francés, bajo la administración de Louis Marie Ferrand.

En 1805, Henri Christophe y Dessalines tomaron la ciudad de Santiago y después se dirigieron a Santo Domingo con un numeroso ejército, pero ante la resistencia de Ferrand se vieron obligados a retirarse. Durante la retirada, numerosos pueblos de las bandas sur y norte se vieron reducidos a cenizas, y los habitantes que no pudieron huir a tiempo fueron masacrados.

En 1808, tras la invasión napoleónica de España, los criollos de Santo Domingo encabezados por el soldado Juan Sánchez Ramírez se rebelaron contra el dominio francés y, con la ayuda de Gran Bretaña (aliado de España) en la denominada Batalla de Palo Hincado.


Inspirado por las ideas liberales, José Núñez de Cáceres conspira contra España en la parte oriental, y el 1 de diciembre de 1821 proclama la independencia de esta parte de la isla, creando así el Estado Independiente del Haití Español. Esto se recoge en la historia como Independencia Efímera, pues tan solo en tres meses el general haitiano Boyer consolida su dominación sobre toda la isla.

El nuevo sistema contó con amplia oposición de los agricultores dominicanos, aunque se produjo un auge en la producción de azúcar y café.

Todos los niveles de la educación se desplomaron, la universidad fue cerrada, ya que los hombres jóvenes dominicanos de 16 a 25 años de edad fueron reclutados por el ejército haitiano, además fueron privados de alimentos. La ocupación de las tropas de Boyer, que eran en gran parte dominicanos, quienes no recibían paga tuvieron que dedicarse a saquear a los civiles dominicanos. Haití impuso un tributo al pueblo dominicano. Este tributo ayudó a Haití a costear ante Francia su negociada independencia.Muchos huyeron de Santo Domingo a Puerto Rico y Cuba (ambos aún bajo el dominio español), Venezuela y otros países. Al final, la economía y la fiscalidad se hicieron más onerosas.

Con la llegada de Boyer a la parte oriental de la isla se abolió la esclavitud y se planteó una profunda reforma agraria. También se impuso el Código Rural, el cual prohibía que los antiguos esclavos salieran de las propiedades de sus amos sin el permiso del dueño y de las autoridades haitianas, efectuando así la nulidad de la liberación de los esclavos.

Además que el Código Rural de Boyer tenía implicaciones para la población de color dominicana que era libre, la cual era la mayoría de la gente de color, por lo que aumentó el descontento del régimen boyerista entre los dominicanos de todos los colores y clases Con esto se da inicio a la Dominación Haitiana, el 9 de febrero de 1822. En la parte oeste de la isla se inician conspiraciones contra Boyer a partir de 1827, las que obligan a que salga al exilio en enero de 1843.

Independencia

En el este también se inicia un proceso revolucionario contra el dominio haitiano encabezado por liberales, entre ellos Juan Pablo Duarte, Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez. Se funda el movimiento clandestino La Trinitaria el 16 de julio de 1838. Cuando Charles Hérard llega al poder, se inicia la persecución de los Trinitarios. Para esta época había grupos que querían la anexión a Inglaterra, Francia o España. Estos grupos se anteponen a las ideas independentistas de los Trinitarios.

En 1843, aunque Duarte no estaba, los trinitarios no cejaban en sus acciones y en la causa de la libertad del país. Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella y Vicente Celestino Duarte dirigían a los trinitarios, quienes casi sin recursos hacían circular las ideas en hojas manuscritas, para organizarse y sumar adherentes a las ideas separatistas.

El 16 de enero de 1844, fue redactada por Tomás Bobadilla y Briones, la Manifestación de los pueblos de la parte Este de la isla, en la que se enunciaban las causas de su separación de Haití. Esta Manifestación sería la ley que regiría la república recién proclamada hasta que se promulgara su constitución el 6 de noviembre.

La noche del 27 de febrero de 1844, se congregaron poco a poco pequeños grupos de patriotas que provenían de las distintas zonas de Santo Domingo. El comienzo de la acción separatista radical fue indicado por un "trabucazo" disparado por Matías Ramón Mella en la Puerta de La Misericordia, y que fue oído por una gran parte de los habitantes de la ciudad.

Aunque Juan Pablo Duarte, el Padre de la Patria, se hallaba ausente, la noche del martes 27 de febrero de 1844, en la Puerta del Conde, la República Dominicana fue proclamada por Francisco del Rosario Sánchez, jefe del movimiento tras la ausencia de Juan Pablo Duarte, Tomás Bobadilla y Briones, representante de los conservadores, Matías Ramón Mella, Manuel Jimenes, Vicente Celestino Duarte, José Joaquín Puello, Gabino Puello, Eusebio Puello, Eduardo Abreu, Juan Alejandro Acosta, Remigio del Castillo, Jacinto de la Concha, Tomás de la Concha, Cayetano Rodríguez, Félix María del Monte, y otros, quienes expresarían a las autoridades haitianas su indestructible resolución de ser libres e independientes, a costa de sus vidas y sus intereses, sin que ninguna amenaza sea capaz de retractar su voluntad.

Ese 27 de febrero se izó la Bandera Dominicana en la Puerta del Conde. Ondeó en la ciudad de Santo Domingo la bandera bordada por Concepción Bona y María Trinidad Sánchez. La bandera había surgido de un proyecto presentado por Juan Pablo Duarte, aprobado el 16 de julio de 1838 en La Trinitaria, donde se presentaron los colores y la forma de la enseña que representaría al nuevo estado.

La naciente república quedó dirigida por una Junta Central Gubernativa bajo el poder de los conservadores hasta el 14 de noviembre de 1844 en que Pedro Santana es elegido Primer Presidente Constitucional de la República Dominicana.

Las décadas que siguieron estuvieron llenas de tiranía, el partidismo, las dificultades económicas, los rápidos cambios de gobierno, y exilio político. Durante varios años los haitianos realizaron varias invasiones (1844, 1845-49, 1849-55, y 1855-56), pero que fueron frustradas por el Ejército Dominicano. Mientras tanto, los archirrivales Santana y Báez se alternaron el poder la mayor parte del tiempo, ambos gobernando el país de manera arbitraria. Promovieron planes para anexar la nueva República a otra potencia: Santana favorecía a España, y Báez a los Estados Unidos.

A este período de la historia se le llamó Primera República, que comprende desde la formación de la nación, el 27 de febrero de 1844 hasta la anexión a España en 1861.

La primera potencia en reconocer formalmente la Independencia dominicana fue Gran Bretaña en 1850.2930​ Tres años más tarde le siguió Francia (si bien, tuvo un cónsul en el país desde 1844), y España en 1855; Haití no aceptó la Independencia dominicana hasta 1874, y Estados Unidos lo hizo en 1882

 

                   

JUAN PABLO DUARTE, FRANCICO DEL ROSARIO SANCHEZ Y MATIAS RAMON MELLA

PADRES DE LA PATRIA DE REPUBLICA DOMINICANA

 

contentmap_plugin
Joomla templates by a4joomla